sábado, 12 de marzo de 2016

Mechanismo

Tras la conclusión de El Día del Juicio, las consecuencias de la gran macrosaga veraniega del año 1992 iban a ser exploradas con un mayor detenimiento por parte de John Wagner en las páginas del Megazine que en las historias que Garth Ennis escribiría para el 2000AD. La razón no fue otra que el regreso de John Wagner al control argumental de su personaje. Además, resultaba evidente que a Ennis le empezaba a atraer cada vez más su trabajo en Hellblazer, ya no sólo por la repercusión que estaba obteniendo al otro lado del Atlántico y en la propia Gran Bretaña, sino porque el escritor norirlandés se sentía más cómodo escribiendo los guiones de John Constantine que los del Juez Dredd, mucho más sujeto a las directrices de Wagner, sobre todo tras verse éste liberado de las muchas tareas y proyectos que había asumido hasta entonces e incorporarse de lleno a los guiones de Dredd, esta vez desde las páginas del Megazine.
Situando las cosas de manera cronológica en el tiempo, el mes de Octubre de 1992 iba a ver como Garth Ennis y Greg Staples volvían a emprender un nuevo viaje a la Isla Esmeralda, adoptando en esta ocasión el título de un conocido libro de viajes que Mark Twain había escrito más de cien años atrás, Innocents Abroad (Inocentes en el Extranjero), una historia de 24 páginas, aparecida en los Progs. 804 a 807, en la que Ennis volvía a tirar otra vez de estereotipos irlandeses, presentando además otra nueva aparición de uno de los personajes creados para la saga original y que el propio escritor parecía encargarse de incorporar cada vez que podía a la serie, el Juez-Sargento Charlie Joyce.

Con momentos especialmente logrados, como aquél en que Ennis mostraba la opinión que le merecían los ciudadanos que se dedicaban a consumir la Guinness en lata en lugar de utilizar la correspondiente jarra de cristal, la trama giraba esta vez alrededor de Mickah O´Dilligan, un delincuente típica y tópicamente irlandés que recibía la desagradable noticia de haber contraído la Enfermedad de McSod, un mal que en cuestión de días le iba a convertir en un monstruo deforme si antes no lograba envolver la totalidad de su cuerpo en oro como única cura para su enfermedad. Por suerte para él, sus hermanos habían robado una fortuna en oro en un banco de Mega-City Uno. Para su desgracia, Dredd les venía siguiendo el rastro y llegaba hasta la Isla Esmeralda en su persecución. El dibujo corría a cargo de un joven Greg Staples, muy influenciado por Bisley en aquellos primeros años, aunque también es cierto que a Staples quien más le gustaba en aquella época era Frazetta.

Con todo, la parte del león, temática y argumentalmente hablando, se la llevaba el Judge Dredd Megazine a través de Mechanismo (Megs. 2.12-2.17), una nueva saga de John Wagner de 54 páginas de extensión con la que concluía el año 1992 y que iba a suponer el inicio de una trama argumental cuyas consecuencias se extenderían a lo largo de los dos años siguientes de la serie, inicialmente a través de una trilogía con los Jueces Robots como protagonistas, y desembocando luego esa trilogía en una nueva macrosaga surgida como consecuencia de los acontecimientos que se iban a poner en marcha durante la misma. 
Publicada quincenalmente durante los meses de Octubre a Diciembre de ese año, los seis episodios de la saga se ocupaban de presentar al cuerpo de Jueces Robots denominado Mechanismo, entidades cibernéticas que tomaban su nombre de un conocido libro de ilustración gráfica dedicado a la tecnología de carácter futurista aparecido en el año 1978 bajo ese mismo título original de Mechanismo. El contenido de dicha obra presentaba diferentes ensayos del escritor norteamericano de ciencia ficción Harry Harrison, acompañados a su vez de ilustraciones de conocidos artistas e ilustradores del género como HR Giger, Chris Achilleos o Jim Burns.

Desde el punto de vista de su continuidad argumental, la saga venía a suponer una progresión natural de los dos grandes Mega-Epics con los que se había iniciado la década de los noventa, Necrópolis y el Día del Juicio, si bien originalmente la idea de introducir a los Jueces Robots en el universo de Mega-City Uno resultaba ser en realidad anterior al planteamiento y desarrollo de la Guerra Zombie contra Sabbat el Necromagus, toda vez que Mechanismo había sido concebida en la mente de John Wagner como una prolongación natural a los hechos que habían tenido lugar durante Necrópolis. Sin embargo, a pesar de esta intención inicial, una vez planteada la necesidad editorial del crossover entre el 2000AD y el Megazine, sus consecuencias le resultaron perfectamente encajables a Wagner con la premisa que tenía pensada de introducir a los Jueces Robots como refuerzo ante las bajas sufridas por los Jueces en la primera de las dos macrosagas, siendo ese el motivo de que Mechanismo acabase siendo aplazada en su proceso de elaboración y se publicase a continuación de El Día del Juicio y no de Necrópolis.
En cuanto a su proceso de creación, según confesiones del propio John Wagner, Mechanismo estuvo en parte inspirada por una conocida película de Paul Verhoeven del año 1987, Robocop, que por cierto, también le debía a su vez al Juez Dredd una buena parte de su inspiración. En dicha película, los restos del personaje interpretado por Peter Weller se incorporaban a un exoesqueleto mecánico, resultando así un policía mitad humano y mitad robot. Trasladando parte de esa situación al universo de Mega-City Uno, lo que se preguntó John Wagner fue qué ocurriría si unos policías (en este caso Jueces) totalmente robóticos resultasen autorizados para detener a los culpables y aplicar la ley. Pues bien, Mechanismo acabó siendo la respuesta a esa pregunta en la mente de Wagner, que de paso decidió aprovechar la circunstancia para reafirmar determinadas cuestiones que subyacían acerca de la personalidad de Joe Dredd, puesto que en más de una ocasión los lectores del 2000AD se habían referido a lo “robótico” que a veces resultaba el comportamiento de Dredd. Respondiendo a esa cuestión, Wagner utilizó la saga para poner el acento en lo humano que podía llegar a resultar Dredd si se le comparaba con auténticas máquinas.
A la hora de desarrollar gráficamente el guión escrito por Wagner, el dibujante elegido resultó ser el escocés Colin MacNeil, que regresaba así al Megazine tras el éxito obtenido con América. Sin embargo, en esta ocasión Mechanismo iba a requerir mucha más tecnología a dibujar que la crepuscular saga sobre la Democracia, sobre todo teniendo en cuenta que había que buscar un diseño impactante para los Jueces Robots, figuras centrales de la historia. El guión de Wagner los describía como similares en forma a un Juez humano, pero de aspecto claramente robótico y artificial, sin nada que pudiera parecer orgánico.

A medida que fueron llegando los primeros diseños de MacNeil, nuevas ideas fueron desarrollándose entre escritor y dibujante. De este modo, los robots tenían que ser físicamente intimidadores, pero no podían resultar demasiado pesados a fin de dar la sensación de poder moverse rápidamente y ser además capaces de montar en las Lawmasters que utilizaban los Jueces. Algunos de los bocetos preliminares de MacNeil son los que tenéis aquí.
Ambientada a finales del año 2114, la historia comenzaba con un intento masivo de fuga del Iso-Bloque 37 al que Dredd respondía en ayuda de los Jueces que trataban de impedirla. La fuga resultaba abortada, excepto por seis reclusos que asaltaban un autocar que circulaba por las inmediaciones, tomando como rehenes a todos sus ocupantes, los sexagenarios miembros del Alegre Club de Ancianos Cantores del bloque Lionel Blair. Dredd asumía el mando de las operaciones, pero de manera sorprendente recibía órdenes directas del Palacio de Justicia de no emprender ninguna acción y aguardar la llegada del Juez Desmon Stich, a quien debía ceder el mando operativo de la situación.
Su sorpresa iba en aumento cuando Stich llegaba al lugar y desplegaba un robot acorazado y fuertemente armado para resolver la situación, al que Stich identificaba como parte del Proyecto Mechanismo, un proyecto aprobado por la Juez Jefe McGruder para proceder de inmediato a aplicar la ley en las calles de Mega-City Uno. El robot solucionaba eficazmente la situación, sin ninguna baja humana salvo por parte de los propios presos fugados.
Con el antecedente de la Guerra Robot del año 2099, Dredd se mostraba totalmente contrario a soltar una máquina de semejante poder destructivo en medio de la megaciudad, y mucho menos de autorizarla para juzgar a seres humanos, acudiendo directamente a McGruder para que pusiese fin a semejante locura. Sin embargo, la Juez Jefe no estaba por la labor de detener el Proyecto Mechanismo. Tras las numerosas bajas sufridas a causa de la Necrópolis y el Día del Juicio, las fuerzas del Departamento de Justicia se habían visto reducidas a un 75% de su capacidad operativa habitual, habiéndose vista obligada a desplegar antes de tiempo a muchos cadetes de la Academia, los cuales estaban cayendo como moscas al no hallarse todavía preparados para enfrentarse a la violencia de las calles de Mega-City Uno. Ante semejante situación, uno de los Jueces de la Tek Division, el Juez Desmon Stich, había presentado a McGruder una solución alternativa: unidades robóticas, programadas con el propio Juez Dredd como modelo de actuación y dispuestas a aplicar el Código de Justicia a todos aquellos que infringieran la ley. A pesar de la oposición de Dredd, la propia McGruder le comunicaba que una primera unidad de diez robots se encontraba ya preparada para salir a las calles a cargo del Juez Stich. 
Aun cuando en un primer momento los robots cumplían las expectativas y hacían crecer la confianza del Juez Stich en su proyecto, las complicaciones empezaban a producirse a las pocas horas de su aparición en las calles. De manera inmediata, comenzaban a detectarse problemas de malfuncionamiento en el sistema de Respuesta Automática Variable (AVR) de los robots, el programa responsable de regular su comportamiento y su capacidad de respuesta ante las diferentes situaciones con las que podían encontrarse. La cadena de desastres comenzaba cuando la unidad Número 5 ejecutaba sin contemplaciones a un carterista mientras éste intentaba huir al ser descubierto por el robot, estando además a punto de masacrar a un crío mientras éste le apuntaba con su pistola de juguete.
Del mismo modo, Número 6 se había quedado completamente inmóvil mientras retenía la cabeza de un sospechoso contra la pared, resultando imposible liberar la cabeza del ciudadano de la presa del robot. Igualmente, otra unidad del Proyecto Mechanismo en este caso Número 8, acribillaba a tiros a un sorprendido ciudadano cuando éste se hallaba comiendo tranquilamente en un restaurante con su esposa, al haberlos identificado a ambos como unos conocidos delincuentes. Por último, Número 3 retenía en ese momento a más de cuarenta ciudadanos a punta de pistola, obligándoles a ponerse en pelotas a fin de registrarlos e intentando averiguar quién de ellos había arrojado al suelo el envoltorio de una chocolatina.
Ante el caos que se estaba comenzando a producir y el número cada vez mayor de ciudadanos que se encontraban en serio peligro de muerte, Stich entraba en pánico y ordenaba apagarse a todos los robots. Sin embargo, Número 3 no respondía al sistema de apagado y comenzaba a ejecutar a todos aquellos ciudadanos que no obedecían sus órdenes, siendo Dredd quien acudía al lugar de los hechos y acababa destruyendo al robot con los cañones de su Lawmaster. De pie ante lo que quedaba del robot, Dredd negaba que aquella parodia fuese un Juez.

De esta manera concluía la primera parte de Mechanismo. Semejante conclusión podía llegar a considerarse un tanto abrupta, y lo cierto es que no puede decirse que faltasen razones a quienes lo llegasen a pensar así. De acuerdo con las previsiones de Wagner, la saga de los Jueces Robots estaba inicialmente prevista para desarrollarse a lo largo de unos diez o doce episodios de duración, si bien pronto se puso de manifiesto que MacNeil no iba a poder hacerse cargo de ella en su totalidad. Ante tal circunstancia, Wagner decidió reestructurar el guión original dividiéndolo en dos partes claramente diferenciadas, una primera parte de seis episodios y otra segunda de cinco, a fin de que MacNeil pudiese dibujar íntegramente lo que acabaría siendo el primer arco de la trilogía de los Jueces Robots, quedando así pendiente la búsqueda de un nuevo artista que se ocupase de su continuación.

Y mientras las páginas del Judge Dredd Megazine quedaban a la espera de presentar la segunda parte de Mechanismo, en el 2000AD comenzarían a aparecer las últimas historias que escribiría Garth Ennis para el Juez Dredd durante esta época. Una de las más destacables de este último periodo de Ennis en la serie fue Raider (Progs. 810-814), una saga de 30 páginas y cinco episodios de duración que apareció publicada a lo largo de los meses de Noviembre y Diciembre de 1992. Dibujada por el inglés John Burns, Raider presentaba una historia que giraba sobre la figura de Karl Raider, un antiguo Juez que había sido amigo de Joe Dredd antes de verse obligado a renunciar a su placa por mantener relaciones no judiciales con una civil. La mujer por la que había abandonado el Departamento de Justicia había muerto envenenada por la radiación durante la Guerra del Apocalipsis y Karl Raider había acabado convirtiéndose en una especie de vigilante que aplicaba la ley de manera incontrolada y salvaje a las mafias de Mega-City Uno, lo que acababa provocando que se cruzase en el camino de Dredd. El duelo final entre Raider y Dredd dejaba un cierto poso de amargura en éste último, pero Raider había infringido la ley, y en el mundo de Dredd la ley lo significaba todo.
Igualmente, la primera semana de Enero de 1993 veía la aparición de The Kinda Dead Man (Prog. 816), traducida aquí por Kraken como El Hombre más o menos Muerto, una historia corta de seis páginas dibujada por Anthony Williams que de algún modo venía a suponer un epílogo al Día del Juicio y que aprovechaba además para atar algún que otro cabo suelto que aún quedaba pendiente de la macrosaga, como el destino final de Sabbat el Necromagus. A modo de anécdota, ésta era también la historia en que McGruder se afeitaba por fin la perilla que llevaba desde sus días en la Tierra Maldita.

Otra de las sagas presentadas por Ennis en el 2000AD, y que iba a suponer además un punto y aparte en la trayectoria de uno de los asesinos en serie más letales de Mega-City Uno, iba a ser P.J. and the Mock-Choc Factory (Progs. 820-822). Publicada semanalmente a lo largo del mes de Febrero de 1993, su título venía a aludir no sólo a PJ Maybe, sino a la conocida historia de Charlie y la Fábrica de Chocolate escrita por el fallecido Roald Dahl, que Ennis iba a utilizar como vehículo para cerrar el arco argumental iniciado dos años atrás con Wot I Did duRing Necroplis (Progs. 707-709).
Con el estilo clásico de narrativa a modo de diario que siempre acompañaba al personaje, y dibujada al igual que la saga anterior por el galés Anthony Williams, las 18 páginas que abarcaba la nueva saga de PJ Maybe explicaban cómo el joven psicópata, ahora bajo su nueva identidad de Diego Urchison, había acabado heredando la corporación familiar tras sufrir el viejo Urchison un desafortunado accidente familiar al meter su cabeza en el microondas. Tras ese trágico suceso, el joven heredero había decidido expandir el imperio familiar con la compra de la famosa compañía chocolatera Wonker´s Mock-Choc, adquisición que tenía lugar tras el inesperado y repentino fallecimiento de su anterior y popular propietario, Willy Wonker, ocurrido curiosamente justo unos días antes de que la famosa fábrica de Mock-Choc fuese adquirida por Urchison Inc.

Desgraciadamente, tanta casualidad acababa llamando la atención de los Jueces, siendo Dredd el encargado de llevar la investigación y quien acababa descubriendo la verdadera identidad de Maybe. Tras verse descubierto, el joven asesino en serie casi lograba escapar de la megaciudad cuando Dredd se disponía a arrestarle, pero acababa siendo detenido en pleno vuelo de la aeronave que le trasladaba hacia su destino en Ciudad Barranquilla, donde le esperaban los 20 Billones de Créditos que previamente había transferido a una anónima cuenta de la megaciudad sudamericana, una fortuna que por cierto iba a tardar bastante tiempo en recuperar, puesto que los siguientes siete años de su vida se los iba a pasar en los Cubos, sujeto a una estrecha vigilancia.
Los meses de Febrero a Abril traerían consigo la segunda parte de la trilogía de los Jueces Robots: Mechanismo Returns (Megs. 2.22-2.26), una historia de 45 páginas, aparecida también dentro del Megazine, que venía a retomar la trama argumental allí donde su predecesora la había dejado. Ante la imposibilidad de que Colin MacNeil se encargase de la totalidad de la saga, el ilustrador elegido para llevar a cabo su segundo acto fue Peter Doherty, cuyo anterior trabajo en Young Death: Boyhood of a Superfiend había sido muy bien recibido entre los lectores y le había abierto la posibilidad de encargarse del Juez Dredd dentro del 2000AD, habiendo llevado a cabo cinco de los episodios de El Día del Juicio, una de las macrosagas de las que partía Mechanismo.

Seguramente el trabajo de Doherty no resultase tan brillante como lo había sido anteriormente el de MacNeil, pero la verdad es que el estilo naturalista y oscuro del inglés, y su fantástico tratamiento del color, no se acabó adaptando nada mal a una segunda parte que contenía muchas más escenas interiores que la primera, y que se desarrollaba básicamente de noche, con su parte final transcurriendo además en el sistema de alcantarillado de la ciudad. Siendo justos, también es verdad que en esta ocasión se trataba de un guión mucho más enfocado a la acción, careciendo de las reflexiones temáticas sobre las que se había construido la primera parte de la saga, consecuencia posiblemente de que inicialmente todo hubiese constituido una única historia.
Argumentalmente, la trama se reanudaba horas después de lo sucedido, con el traslado a su base de operaciones de los ocho robots que habían sido desactivados. McGruder, Dredd y Stich mantenían una reunión en el Palacio de Justicia en la que la Juez Jefe de Mega-City Uno informaba a Dredd que Stich había logrado aislar la causa del fallo que había tenido lugar en la programación de los robots. Desde el punto de vista de McGruder, lo sucedido habían sido casos aislados que la megaciudad podía permitirse dadas las circunstancias y el número de bajas recientemente sufridas por los Jueces. Una vez que el fallo de programación estuviese subsanado, el Proyecto Mechanismo volvería a reabrirse y los Jueces Robots regresarían a las calles. Opuesto frontalmente a semejante idea, Dredd consideraba que McGruder estaba cometiendo un grave error de juicio.
Al mismo tiempo, en las instalaciones del Proyecto Mechanismo, la unidad Número 5 comenzaba a reactivarse por sí sola sin que los vigilantes del almacén de mantenimiento se dieran cuenta de lo que estaba sucediendo hasta que resultaba ser demasiado tarde. Tras acabar con los vigilantes, Número 5 salía a las calles dispuesto a cumplir su programación, aunque de manera descontrolada y enloquecida, al punto de ejecutar a unos jóvenes chorizos por intentar robar las ruedas de un vehículo, o de disparar a las rodillas de los transeúntes que cruzaban la calle fuera de los pasos de cebra.
Ante el caos que se empezaba a generar, Dredd y varios Jueces más llegaban al lugar en que se encontraba el descontrolado robot, comprobando en sus propias carnes lo difícil que resultaba enfrentarse a Mechanismo, al estar igual o mejor armado que ellos y resultar extremadamente resistente a sus ataques. Finalmente era Dredd, tras haber sobrevivido a duras penas a un disparo de munición incendiaria efectuado por el robot, el que lograba hacer explotar unos depósitos de gas cercanos y le hacía saltar por los aires, aunque ni aun así lograba detener a Número 5, que a pesar de los daños sufridos lograba arrastrarse hasta el sistema de alcantarillado de la megaciudad y desaparecía en su interior, siendo perseguido por los Jueces.

Sin embargo, en la oscuridad de los túneles, los perseguidores resultaban ser presa fácil para Mechanismo, capaz de ver en la oscuridad gracias a su visión infrarroja, acabando con los jueces que se habían unido a Dredd en la persecución y derribando un muro sobre este último, que quedaba atrapado bajo los escombros. Los Jueces que llegaban a continuación lograban sacar a Dredd con vida, pero resultaba imposible dar con Número 5, que se había introducido en lo más profundo del sistema de túneles e iniciado su programa de autoreparación, quedando mientras tanto en estado de hibernación y sin emitir ninguna señal que pudiera permitir su localización desde la base del Proyecto Mechanismo.

La historia concluía cinco días después de lo sucedido. Los noticiarios de Mega-City Uno se hacían eco de la salida de Dredd del hospital y del resultado infructuoso de la búsqueda del robot en los túneles de alcantarillado, concluyéndose que el robot había debido quedar destruido a causa de los desperfectos y graves daños sufridos. McGruder había montado en cólera por el fallido resultado de los Jueces Robots, culpabilizando a Stich del fracaso del proyecto, quien de esta manera caía en desgracia ante la encolerizada McGruder.
La saga quedaba interrumpida en este punto, si bien todavía se encontraba lejos de haber llegado hasta sus últimas consecuencias. Y ya no tanto porque la unidad Número 5 permaneciese en paradero desconocido, sino porque la Juez Jefe McGruder no iba a cejar tan pronto en su empeño de sacar adelante el proyecto de los Jueces Robots. Y Dredd tampoco estaba dispuesto a consentirlo. En esta situación, que podría calificarse de calma tensa, todavía habría que esperar unos meses más para que apareciese la tercera parte de la saga, Mechanismo: Body Count, y el subargumento que estaba tomando forma continuase avanzando hasta un punto que iba a resultar de difícil retorno para ambos personajes.

Al mismo tiempo que El Regreso de Mechanismo concluía en el Megazine, los meses previos al verano serían los que viesen aparecer las últimas historias escritas por Garth Ennis en el 2000AD antes de abandonar la serie. Cada vez más descontento con su propio trabajo dentro de Judge Dredd, y viendo además cómo era mucho más de su agrado (y mejor remunerado) el realizado para el mercado americano, el escritor norirlandés comenzó a preparar su saga de despedida de la serie con una historia corta de 7 páginas dibujada por Greg Staples: Enter Jonni Kiss (Prog. 830), una historia cuyo objeto era la presentación del asesino profesional Jonni Kiss, un criminal procedente de EuroCity que acostumbraba a dar un beso de despedida a sus víctimas antes de acabar con ellas. Especializado en asesinar Jueces de cualquier parte del mundo, incluyéndose en su currículum al Juez Supremo de Mega-Este Dos, Josef Traktorfaktori, Kiss aceptaba en esta historia el trabajo de matar a Joe Dredd.

De este modo, Enter Jonni Kiss funcionaba como el preámbulo a esa saga que se suponía iba a empezar en unas semanas y con la que Ennis pensaba finiquitar su andadura en Judge Dredd, una historia de más de 50 páginas cuyo título resultaba ser Goodnight Kiss. Sin embargo, aquí es donde surgieron los problemas: Nick Percival, el dibujante elegido para llevar a cabo dicha saga final de Ennis, empezó a acumular retrasos en la elaboración de sus páginas, dando como resultado que Goodnight Kiss se fuese posponiendo en el tiempo y que no acabase viendo la luz hasta los Progs. 940-948, es decir, hasta casi dos años después de que Ennis se hubiera marchado de la serie. Como consecuencia de todo ello, los tres episodios de Muzak Killer Live! (Progs. 837-839), la secuela de la saga dedicada a Marty Zpok, el enemigo mortal de las estrellas musicales de Mega-City Uno aparecido anteriormente en los Progs. 746-748, serían los que acabasen pasando a la posteridad como las últimas historias escritas por Ennis en su etapa como escritor regular del Juez Dredd, cuando en realidad esa historia de despedida, como su propio título venía además a sugerir de manera bastante explícita, debía haber sido Goodnight Kiss, que de esta manera quedaba aparcada y pendiente de publicación, sin que nadie se llegase a enterar de lo que había sucedido hasta un par de años más tarde, al publicarse por fin dicha saga final de Ennis.
Con la marcha de Garth Ennis, media docena de escritores, entre los que se encontraban  unos jóvenes Grant Morrison, Mark Millar, Dan Abnett, John Smith, e incluso el propio editor Alan McKenzie, utilizando para ello el seudónimo de Sonny Steelgrave, serían quienes asumiesen la tarea de reemplazar a Ennis en la serie, alternándose sus historias durante la segunda mitad del año 1993 y la primera mitad del año 1994. Desgraciadamente, a pesar de lo que puedan dar a entender algunos de los nombres reseñados, no puede decirse que éste fuera un buen periodo para la serie, notándose un bajón considerable en la calidad de las historias que aparecerían durante esta época dentro del 2000AD.

Afortunadamente, el Judge Dredd Megazine mantendría el listón lo bastante alto como para que el interés no se desvaneciera durante esta época; de hecho, iban a ser sus páginas las encargadas de desarrollar importantes acontecimientos para el futuro de la megaciudad. Así, la saga de Mechanismo iba a llegar por fin a una primera conclusión, situando las diferentes piezas en su lugar en espera de lo que acabaría siendo el segundo crossover entre el 2000AD y el propio Megazine. Igualmente, la Juez Anderson experimentaría una grave crisis personal que la llevaría a dimitir de su cargo y abandonar Mega-City Uno en dirección a las colonias del espacio exterior, aunque sin contar para ello con la previa aprobación del Departamento de Justicia, lo que le acarrearía consecuencias en el futuro. Y ya fuera de las páginas del Megazine, un nuevo crossover entre Batman y el Juez Dredd aparecería a finales de año en el mercado, aunque lamentablemente no se iba a tratar de aquél que todo el mundo estaba esperando.